Saber que hace solo cinco años estábamos hechos un amor…

En que momento pasamos de ser el pueblo donde todos nos conocíamos y éramos amigos, al infierno donde ni escribir por redes sociales se puede, sin luego recibir una mentada de madre o una ofensa por pensar diferente.

Saber que hace tan solo cinco años todos nos abrazábamos celebrando el pase de la Sele a cuartos de final y ahora nuestra lista de amistades se ha visto reducida, porque a alguien se le ocurrió enseñarnos que los que no piensan igual que uno son nuestros enemigos.

Hoy el egoísmo se adueñó de nuestra idiosincrasia y las ofensas de nuestro folclor; la falta de raciocinio de algunos los ha llevado a creer que los demás deben vivir y hacer lo que ellos quieren; hoy el miedo se apodera de los noticieros y los sindicatos nos dicen que canales ver.

La libertad de pensamiento y la libre expresión, que son de las cosas más sagradas que pueda gozar un ser humano, han sido censuradas por los mismos costarricenses.

En la misma Costa Rica que antes era la más feliz del mundo, hoy por escribir esta opinión posiblemente reciba ofensas de amigos que opinen diferente.

Y yo hoy solo me pregunto, en que momento pasó todo, en que momento permitimos que la religión y la política se adueñara de nuestras libertades.

Pensar diferente no es malo, malo es querer ofender a otro por pensar diferente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.